¿Quién no se ha ido aún de calçotada?

Hoy pocos de nosotros. Lo que originariamente era una tradición culinaria del Campo de Tarragona hace años que se ha extendido a toda Cataluña. Los calçots han pasado de comerse en huertos y masías a hacerlo en restaurantes. Ahora incluso han dado un paso más y se pueden encontrar en ciudades como Madrid o Zaragoza.

calçotada 2015Las calçotadas son ya un reclamo turístico que, según los sindicatos agrarios, facturan al año 15 millones de euros. Sigue leyendo