Riadas, incendios y demás familia

¿Estamos preparados ante fenómenos meteorológicos extremos? ¿Tenemos suficientes previsiones o formas de medición? ¿Es la naturaleza la que ataca o es el ser humano el que se ha querido imponer a ella? Os voy a hacer un repaso por las incidencias que recientemente he podido vivir en primera persona. Empezamos con el río Ebro.

La punta de la crecida extraordinaria del río Ebro ya está en Cataluña. A su paso por Navarra, La Rioja y Aragón y según un primer balance de las organizaciones agrarias cerca de 50 mil hectáreas de cultivo han sido anegadas por el agua. Sólo en la comunidad aragonesa se han inundado 28 mil hectáreas de cultivo y 4 mil de explotaciones ganaderas. A falta de la evaluación final las pérdidas ya superan las de la crecida del Ebro de 2003 y muchos vecinos ribereños no recordaban otra igual desde el año 1961.

Sigue leyendo